sábado, 20 de febrero de 2010

ALMA HERMANADA

Las Almas del Purgatorio son personas que habiendo muerto y siendo merecedoras del cielo aun no están lo suficientemente limpias de pecado como para entrar en él. El Purgatorio es un estado del alma transitorio y de preparación para el cielo, donde las almas purgan sus culpas y pecados mediante el sufrimiento de verse privados de la presencia de Dios.

Estas almas son bienaventuradas (están salvadas y destinadas a la vida eterna) y gozan de la gracia de Dios, pero su estado es de necesidad, y por eso la Iglesia aconseja realizar cualquier tipo de práctica piadosa para liberarlas, sobre todo la Sagrada Misa y la obtención de indulgencias. Las Almas del Purgatorio pueden rezar e interceder por nosotros, pero no por ellas mismas.

Alma hermanada

Cada miembro de la legión estará asociado a un alma del purgatorio elegida por Dios, la cual rezará por el miembro de la legión asignado, al mismo tiempo que este se dedica a realizar méritos para su liberación (al menos las indulgencias asociadas al rezo de la coronilla). En el momento en que el alma hermanada sea liberada será sustituída por otra que realizará la misma función, de manera que siempre habrá un alma asociada a cada miembro.

La legión de San Miguel no sabrá ni qué alma es asociada ni cuando es liberada, confiamos plenamente en el Señor y en San Miguel en que asocien ellos a quien consideren oportuno.

Se recomienda encarecidamente realizar algún sacrificio extra, por pequeño que sea, o ganar una indulgencia más aparte de la de la coronilla para el alma hermanada.

Se trata de una devoción ordinaria de carácter obligatorio para los miembros de la legión, porque consideramos que cada uno de nosotros necesita al menos a un apersona que rece por ella, debido a que nuestra actividad no suele gustarle al Príncipe de este mundo.

Un saludo en Cristo.

1 comentario:

Ana Laura dijo...

Oración Que Libera Mil Almas Del Purgatorio:
Padre eterno , ofrezco la Preciosísima Sangre de Vuestro Divino Hijo Jesús, junto con las Misas que se digan en todo el mundo hoy:
-Por todas las santas almas del Purgatorio
-Por los pecadores en todas partes
-Por los pecadores en la Iglesia Universal
-los de mi propio hogar y dentro de mi familia
Amen.
El Salvador aseguró a Santa Gertrudis la Magna, religiosa cisterciense del monasterio de Helfta en Eisleben (Alemania) a fines del siglo Xlll que ésta oración liberaría mil almas del Purgatorio cada vez que se ofreciese, extendiendose también la promesa a la conversión y salvación de las que todavía peregrinan en la tierra.